Cómo realzar un ático con terraza

Si estás leyendo esto, es probable que andes buscando inspiración para aprovechar mejor tu ático. Puede que busques hacerlo más bonito o aumentar su utilidad práctica, así como que pretendas cualquiera de las opciones anteriores para hacerlo más atractivo de cara a venderlo  o alquilarlo. En cualquier caso, hay muchas cosas que podrías hacer para aprovechar las posibilidades que ofrece este tipo de viviendas.

Vamos a centrarnos, claro, en el elemento de la terraza, algo por cierto muy atractivo en viviendas de estas características, pues además de las dimensiones que suelen tener, la terraza es una amplificación del atractivo de los áticos: aire fresco, luz natural en abundancia, y un espacio en que relajarte lejos del bullicio de las calles son algunos de los lujos que aportan los áticos. Lo mejor de todo es que puedes disfrutar de esas comodidades incluso en medio de una ciudad densamente poblada. Pero si la terraza está “al desnudo”, sin duda estarás lamentando que una ocasión tan perfecta de crear un espacio único esté desaprovechada. Bien, hoy vamos a intentar poner solución a eso.

Una inversión que vale la pena y encaja con la práctica totalidad de usos que podrías dar a la terraza es instalar tarimas de madera exterior. Estas son, antes que nada, bonitas, aportando mucho encanto al espacio. Se pueden utilizar tanto para el suelo como para las paredes. Además, si los materiales son de calidad y resistentes, la instalación correcta, y el mantenimiento adecuado, durará mucho tiempo sin que tengas que preocuparte porque empiece a verse fea o sea necesario reemplazarla.

En este sentido, teniendo en cuenta las particularidades ambientales del clima peninsular, la mejor alternativa suele ser comprar tarima ipe, ya que la resistencia ambiental de esta madera destaca incluso entre otras maderas tropicales, conocidas por presentar un especial aguante ante los cambios bruscos de humedad que pueden dañar con facilidad tarimas conformadas por otras maderas, como la de pino. En términos del tratamiento, con realizarlo cada 6 meses empleando aceite o Cetol, te aseguras de que la madera no palidezca, lo que le daría un aspecto de vejez. Para evitar disgustos, procura escoger una compañía bien establecida y confiable, en nuestro caso, te podemos recomendar la empresa de tarimas Ipe Maderas, pero siempre es recomendable que hagas tu propia investigación como la hicimos nosotros.

Una de las ideas que más a menudo se nos ocurren para dar uso a la terraza de nuestro ático es hacer un cerramiento, puede que para contar con una habitación nueva. Bueno, si lo habías pensado lamento fastidiar tu ilusión, pero en la inmensa mayoría de casos hacer eso es ilegal, incluso si obtienes la aprobación de la comunidad de vecinos. Y si lo haces a escondidas, es probable que las autoridades terminen por enterarse.

Ahora, obviando el tema de los permisos municipales, vamos con algunas posibilidades interesantes. Sobre todo si vives en una zona cálida que reciba bastante luz solar, podría interesarte colocar una piscina para refrescarte en verano, junto a unas tumbonas para tomar el sol, puede que algo de césped artificial y quizás una barra, al estilo de los chiringuitos. O un pequeño jardín, incluso un huerto ecológico. En una línea similar, una opción original y refrescante sería la de instalar un jardín zen, sobre todo si te interesan aspectos de la meditación, relajación y/o la espiritualidad oriental.

Unido a estas propuestas anteriores, montar un espacio de relax, puede que un rincón de lectura o sencillamente un entorno destinado a la contemplación, son formas ideales de aprovechar estas terrazas. Otra posibilidad, que tampoco es incompatible con las mencionadas, es montar un pequeño gimnasio en casa. En cualquier caso, la madera siempre es el complemento perfecto para cualquier tipo de instalación tanto por su elegancia como por su calided.

Comentarios