En busca de un futuro para jóvenes y adultos desempleados de Fuencarral: Así trabaja el dinamizador de empleo

El servicio de dinamización de empleo nace en 2009 fruto de un convenio entre la FRAVM y el Ayuntamiento de Madrid, y que en Fuencarral-El Pardo se presta a través de la Asociación Vecinal La Unión de Fuencarral: “Nuestra labor trata de conectar a las personas desempleadas con la Agencia para el Empleo de Madrid, donde comienzan a recibir ofertas de empleo y formación”. 

Álvaro Santamaría es dinamizador de empleo en Fuencarral desde el año 2016. Licenciado en Ciencias Políticas y con estudios de posgrado en Derechos del Trabajo de la Universidad Rey Juan Carlos, se crió en Carabanchel Bajo y estudió siempre en centros públicos, por lo que se considera “hijo de la clase trabajadora“. Desde su juventud quiso dirigir su carrera hacia el empleo: “En segundo de carrera estudié Derecho del Trabajo y ví que era muy práctico y necesario para lo que estaba por venir”. Finalizó sus estudios, pero sólo tres personas de su clase de primaria llegaron a la universidad. “Era el turno de ayudar a gente que, por distintas condiciones de desigualdad, no llegarían tan lejos en sus estudios. Este trabajo me permitía combinar el dedicarme a lo que me apetecía y ayudarles”.

Comenta que su perfil de usuario habitual son jóvenes que abandonaron la ESO antes de la crisis económica para trabajar en la construcción u hostelería. “Tras dos años trabajando aquí, he tratado de que los chavales se formen en algo que les guste, terminando la ESO o haciendo cursos de inserción laboral, pero es complicado realizar una intervención contínua teniendo en cuenta que no conoces sus condiciones laborales y con el tiempo semanal que yo les puedo dedicar”. Pese a todas las complicaciones, se congratula de haber conseguido “de manera directa o indirecta” que muchos jóvenes hayan podido volver al mercado laboral o hayan finalizado la ESO en la Escuela de Adultos de Fuencarral.

“Intento llegar a cuanta más gente pueda y hacer un seguimiento continuado, pero es imposible dedicarles todo el tiempo que necesitan, lo cual a veces tomo como una frustración personal”. Los dinamizadores son una figura de proximidad que ofrecen información básica en materia de empleo y orientación laboral, dando a conocer los servicios de la Agencia por el Empleo del Ayuntamiento de Madrid, aunque también tratan de enviar aquellas ofertas de las que se enteran a sus usuarios: “Somos cazadores de oportunidades laborales que nos mandan los propios vecinos o que recibimos por internet”.

El servicio está orientado a todas las edades, de 16 a 65 años, aunque en Fuencarral existe un importante perfil de jóvenes que ni estudian ni trabajan: “meses después de tener un primer contacto y de indicarles algunas posibilidades en materia de empleo o formación, les vuelves a llamar para preguntarles qué andan haciendo y te dicen que ‘ná, aquí, en casa’, lo cual resume el grado de motivación de partida y los esfuerzos que has de realizar para cambiar esta situación”. También existe un gran perfil de mayores de 55 años que no encuentran trabajo de ninguna manera. “He llegado a ver una demanda de empleo sellada ininterrumpidamente desde 2003, sin que nadie haya sido capaz de poner freno a esa situación”, asegura.

Santamaría posa ante el cartel de Playa Gata, donde se ubica el despacho del Servicio de Dinamización.

Muchos de estos adultos en paro son antiguos empleados de la construcción, a los cuales se les trata de ‘reciclar’ a través de la formación en ofimática o capacitación para puestos como conserjería. También se encuentra con muchas mujeres adultas que se han dedicado toda la vida a la limpieza o al empleo doméstico, a las cuales se les intenta encaminar hacia sectores como la atención sociosanitaria u hostelería. “Se trata de que las personas salgan de sus citas con el dinamizador con la satisfacción de haberse llevado información o recursos que no conocían”, comenta.

El Servicio de Dinamización de Empleo ofrece un catálogo de cursos de formación gratuitos, varios con certificado de profesionalidad en materias como la Atención Sociosanitaria u Operaciones Básicas de Cocina, ambos destinados a lograr una inserción laboral temprana. Su acceso se realiza a través de los propios dinamizadores, quienes elaboran un proceso de selección con los perfiles más adecuados: “intentamos por todos los medios que se aprovechen todas las plazas y no se abandone la formación”.

Santamaría compagina su trabajo en Fuencarral con el mismo servicio en Almendrales (Usera). Preguntado por la dualidad norte-sur de Madrid, asegura que “es perfectamente visible”, pero considera que Fuencarral “lo tiene díficil al ser el sur dentro del norte”. “Existen muchos dispositivos de ayuda en los barrios del sur, pero aquí en Valverde no existe tanta intervención social. Hay una sensación generalizada de que en el norte de Madrid no existen problemas, pero se desconoce que aquí ha tenido lugar un importante proceso de realojo chabolista hacia viviendas sociales o la desaparición de grandes industrias y servicios que daban servicio a los propios vecinos, cerca de sus casas”.

“Los vecinos tienen una sensación de lejanía a la hora de tratar con la administración pública, al tener que desplazarse a otros barrios para ir a las oficinas de empleo o de la Seguridad Social que les corresponde”. Considera que existe una profunda brecha digital entre la población del barrio en comparación con el resto del distrito, y halaga la labor que realizó la asociación Norte Joven para favorecer la inserción laboral de jóvenes del barrio. Este centro tenía su sede en el espacio que ahora ocupa el Centro Social Autogestionado Playa Gata, y actualmente continúan prestando sus servicios en el antiguo colegio Federico García Lorca del barrio del Pilar.

Por último, preguntado por el desarrollo de la Operación Chamartín, cree que “es posible que aumente la demanda de perfiles de construcción en lo inmediato“, motivo por el cual sugerirán formaciones y habilitaciones gratuitas en ese sector. “Una vez esté terminada se crearán nuevos servicios y empleos en áreas de ocio ó restauración. Los perfiles altamente cualificados vendrán solos, pero también son necesarios perfiles de baja cualificación en locales comerciales, limpieza, hostelería… Muchas personas de este barrio pueden volver a tener su oportunidad laboral y además tener un trabajo de proximidad”

Además, considera que “las vías de tren y las carreteras principales que rodean esta zona de Fuencarral acotan y cercenan la posibilidad de desplazarse cuando una persona no tiene recursos, lo que provoca un estancamiento del desarrollo social y de la concepción de ciudad de la propia persona, que de por sí parte en unas condiciones de desventaja”.


Álvaro Santamaría es dinamizador de empleo de la FRAVM y presta su servicio de información, orientación laboral y derivación a la bolsa de trabajo del Ayuntamiento de Madrid en el espacio de la Asociación Vecinal La Unión de Fuencarral. Esta Asociación tiene su sede en el CSA Playa Gata, en la Avenida del Cardenal Herrera Oria 80B.

Su perfil de atención preferente son los vecinos y vecinas del barrio de Valverde (Poblados A, B, Dirigido, Casco Histórico de Fuencarral y barrio de Santa Ana). Realiza atenciones individuales, con cita previa, los miércoles y jueves y sus datos de contacto son el 619 144 487 (también whatsapp) o a través de dinamizaempleo.fuencarral@aavvmadrid.org

Comentarios