El Unión Adarve consuma su descenso a Tercera

@UnionAdarve

Los rojinegros no han podido levantar el vuelo en el grupo más competido de la Segunda B nacional en un año complicado para la entidad: tres entrenadores, una mudanza y malos resultados fuera de casa. 

Se acabó el sueño de los lobos. El Unión Adarve se despertó ayer del sueño del equipo de barrio que creció hasta hacerse gigante, tras caer derrotados en Fuenlabrada, líder de la categoría y eterno aspirante al ascenso a segunda división, por 4-0, confirmando su descenso de categoría a dos jornadas de finalizar la liga regular.

El segundo año del equipo en Segunda B ha sido más una pesadilla que un disfrute, al comenzar con una mudanza obligada -tuvieron que dejar su segunda casa, el polideportivo Vicente del Bosque en el barrio del Pilar, por no contar con césped homologado, para desplazarse hasta Arturo Soria, barrio con poca tradición futbolística-.

A eso se sumó el paso de tres entrenadores por el banquillo: Óscar Fernández, ‘Astu’ y Luis Masero, que no han podido con la sombra de Víctor Cea -el entrenador que obró los milagros del ascenso y la permanencia el primer año en segunda B-, así como la renovación de gran parte de la plantilla.

Por caprichos del calendario, el Adarve se jugaba la vida a final de curso por no hacer antes sus deberes, y les tocó bailar con la más fea, al tener que jugar en las últimas jornadas con rivales que se juegan el ascenso (Ponferradina, Pontevedra o Fuenlabrada). Las nueve victorias y nueve empates no han podido contrarrestar las 18 derrotas del equipo rojinegro, 12 de ellas fuera de casa dejando un muy mal bagaje a domicilio.

No todo es negativo en Ganapanes: el equipo recuperó en verano a Álvaro Sánchez, que se ha convertido en el máximo goleador del equipo con 10 tantos -el 25% del total del equipo-, y una de las referencias del ataque en el grupo 1. La baja de Bravo a la Ponferradina en el mercado de invierno, y con ello sus goles -6 hasta entonces- fue compensada con la llegada del nigeriano Adighibe, gran revelación del equipo en la segunda parte de la temporada con cinco goles. La portería también está garantizada con dos porteros de nivel como Parra, que seguro será tentado por muchos equipos de la categoría, y el semipterno David de las Heras, eterno capitán del equipo, y donde seguro habrá movimientos es en la defensa y centro del campo.

Para el Unión Adarve es hora de volver al barro, de confeccionar un equipo que aspire al ascenso desde el primer momento y de volver a poner al Barrio del Pilar en lo más alto del fútbol modesto. Hay tiempo, hay proyecto y hay afición. Los lobos siempre vuelven a la caza. 

Comentarios