Montecarmelo y Las Tablas piden mejoras para combatir la alta velocidad de los coches

Día tras día se observa en las conversaciones de los vecinos de los PAUs de Montecarmelo y Las Tablas las quejas por las altísimas velocidades con las que circulan por sus calles los distintos vehículos. De hecho, raro es el mes que no hay un accidente de tráfico en éstos barrios, lo cual ha llevado a la Junta Municipal a tomar medidas. Sin embargo, la sensación de peligro no ha disminuido. Hoy tratamos el tema en nuestra web.

Uno de los principales problemas que arrastran los PAUs de Montecarmelo y Las Tablas desde su creación es la altísima velocidad de los coches por las calles. Hace ya más de 10 años que éstos barrios están en funcionamiento total y sin embargo, los trabajos llevados a cabo no han sido todo lo efectivos que deberían. ¿Cuales son las posibles soluciones? Hoy las valoramos en nuestra web.

Todo lo trabajado por la Junta Municipal hasta ahora

Hace apenas un mes, informábamos desde ésta web que la Junta Municipal de Fuencarral-El Pardo había puesto en servicio un nuevo radar móvil para regular la velocidad en Montecarmelo y Las Tablas. Éste sistema, diseñado para controlar la velocidad y penalizar a los conductores que superen los 50 kilómetros por hora establecidos por la ley, lleva en vigencia un mes por los viales de ambos barrios.

Paralelo a la puesta en marcha del radar móvil, se han llevado a cabo otras medidas como el cambio en el sentido del estacionamiento de vehículos en las calles Monasterio de El Escorial y Monasterio de Silos, pasando de un estacionamiento en línea a uno en batería, lo que provoca un estrechamiento del carril de circulación, haciendo que los conductores moderen la velocidad, y favoreciendo además el aumento de plazas de aparcamiento.

Junto a ello, desde el principio de la legislatura del actual concejal del distrito, lleva en funcionamiento un grupo de coordinación, formado por representantes de la Junta Municipal, y Policía Municipal que se reúnen todos los meses para tratar temas de seguridad y de exceso de velocidad en el distrito.

Y los vecinos, ¿qué opinan?

Es evidente que la mayoría de los vecinos coinciden en que éstas medidas pueden lograr mejorar éste problema, sin embargo, creen que su efectividad no es completa. De hecho, no hace falta ni salir de internet para comprobar que hay opiniones para todos los gustos, sin embargo, se observa una clara cohesión en torno a la idea de que las mejoras efectuadas hasta ahora no son suficientes.

Imagen | Las Tablas Digital

Muchos de los vecinos proponen la instalación de badenes o semáforos como soluciones ante éstos hechos. Grupos municipales como Izquierda Unida ya reclamaron en su día una nueva ordenación del tráfico en Las Tablas. De hecho, tal y como nos cuentan nuestros compañeros de Las Tablas Digital, la calle Castillo de Candanchú, con más de 1.100 metros de longitud, no cuenta con un solo semáforo.

La Asociación de Vecinos de Las Tablas insiste en la necesidad de solucionar el problema. En Las Tablas, las calles Castiello de Jaca y Castillo de Candanchú son las calles más conflictivas. Mientras tanto, en Montecarmelo, la mayoría de las avenidas, de tres carriles, acumulan incidentes, destacando Monasterio de El Escorial como la avenida principal en éste tipo de accidentes.

Hace poco, la Asociación Vecinal de Montecarmelo hizo una encuesta en la que el 60% de los encuestados opinaba que el cambio de estacionamiento a batería no ha favorecido la reducción de velocidad, un 80% cree que no ha mejorado la seguridad de los peatones, y un 70% opina que no evita la doble fila. Sin embargo, la nueva sincronización de los semáforos, que evita que se puedan enlazar todos los tramos en verde para lograr evitar las altas velocidades de los vehículos, sí es del agrado de los vecinos.

¿Cuales serían las soluciones a éste problema?

Aunque la percepción de los vecinos de que no ha mejorado el estado de éstos PAUs, la realidad es que los propios ciudadanos tienen una concienciación de que, aparte de poder ser multados, hay que evitar de cualquier manera éste tipo de accidentes que se han visto, y mucho, en ambos PAUs.

Una solución razonablemente barata sería la instalación de badenes, que obligan al conductor a realizar sustancialmente la velocidad. A la vez, podría plantearse una reducción de la velocidad en determinados tramos. Actualmente ambos PAUs están señalizados a 50 km/h. Sin embargo, hay determinados tramos, como las calles transversales, que podrían reducir su velocidad máxima.

Otra solución, que también ha sido propuesta en otras ocasiones por la Asociación Vecinal de Las Tablas, es la instalación de rotondas, para calmar el tráfico al tener que reducir la velocidad para incorporarse en las mismas.

Sin embargo, la mayor solución que se puede ofrecer es la concienciación ciudadana. Éste trabajo que debe ser realizado por todas las instituciones en su conjunto, la Dirección General de Tráfico y el Ayuntamiento de Madrid, y debe ser una campaña en la que participen todos los vecinos, los niños y jóvenes, con charlas en los colegios e institutos, las propias asociaciones vecinales y la administración pública a través de charlas de formación.

1 COMENTARIO

Comments are closed.