El Poblado Dirigido de Fuencarral busca resurgir del olvido de las administraciones

Sucio, abandonado y sin comercio. Así es el Poblado Dirigido de Fuencarral, uno de los barrios creados para extender Madrid en los años 50. Sin embargo, también es uno de los barrios con mayor masa arbórea, con mayor tranquilidad y con unas vistas inmejorables a la sierra. Para reivindicar la mejora de su barrio, sus vecinos comienzan a moverse para devolver la vida de un barrio abandonado por las administraciones.

Domingo, 12 de la mañana. Una temperatura agradable para salir a dar una vuelta y tomar un pincho antes de comer. Sin embargo, los vecinos del Poblado Dirigido de Fuencarral no tienen donde hacerlo. Tienen que irse hasta el vecino barrio de Santa Ana o subir al “pueblo” de Fuencarral.

DSC_5099Quedamos con Ángel González, vecino del barrio y vocal en la Junta Municipal por el grupo municipal Socialista. Él nos va a contar todo sobre el poblado: su historia, sus costumbres y su estado. Desgraciadamente, hay mucho que contar. El estado del barrio es de abandono generalizado, y son pocos los vecinos que trabajan activamente en la asociación vecinal “Ur” para defender su barrio. Pero algo está cambiando.

Comenzamos nuestro paseo por las canchas del barrio. “Están en muy buen estado, posiblemente de las mejores del distrito”, comenta este redactor. “Las arreglaron hace unos años y suelen estar ocupadas”, nos cuenta Ángel. Esta es la única instalación deportiva gratuita del barrio. La otra es el campo de fútbol con hierba artificial gestionado por el Deportivo Santa Ana, pese a que ellos juegan en el Estadio de Fuencarral, en la otra punta del barrio.

Nada más comenzar nos damos cuenta de una cosa: hay muchos coches. “Faltan plazas de aparcamiento. Es uno de los principales problemas del barrio. Y encima, entre semana, muchos trabajadores del Polígono Industrial de Fuencarral aparcan por aquí y colapsan la entrada y salida del barrio. La solución sería crear más plazas, pero no hay espacio”, comenta.

DSC_5101En la calle Manresa se halla la iglesia del poblado. Bajo esta se construyó un pequeño parking, que alivia un poco el problema del estacionamiento. En su día se debió de hacer un aparcamiento público y más grande, para que fuera el Ayuntamiento el encargado de arreglar el problema. Sin embargo, no se quiso y los responsables de la iglesia aprovecharon la construcción de la misma para crear el parking y gestionarlo de forma privada. A su lado, una calle sin salida con empedrado tradicional, sin asfaltar. La dejadez llega hasta estos niveles.

Para acercarnos al problema de la vivienda debemos rememorar el origen del barrio, que se remonta al año 1956, cuando comenzó a construirse con los diseños de José Luis Romany Aranda. Este proyecto viene motivado por el Plan Nacional de Vivienda impulsado por el entonces Ministerio de la Vivienda. La construcción íntegra del Poblado C duró cuatro años, hasta 1960.

DSC_5106En el Poblado existen dos tipos de viviendas: los edificios, de cinco plantas sin ascensor, y los “chalets”. En el primero de los casos, la falta de proyección futura de ascensores en las viviendas ha supuesto que no se puedan implantar en la mayoría de pisos, suponiendo un problema para las personas mayores y con graves problemas de movilidad, al no poder moverse fácilmente. “Por dentro, las viviendas son pequeñas, pero están en buen estado y son acogedoras, además de estar diseñadas para aprovechar las horas de sol”, comenta Ángel.

Del mismo modo, las viviendas no fueron construidas con una base sólida, y hubo graves problemas ciertos edificios al no tener cimientos. Años después de su construcción, se tuvo que realizar un proyecto de cimentación de varias viviendas del poblado. Los materiales de construcción tampoco fueron de buena calidad, teniendo que realizar rehabilitaciones en determinados edificios. Las viviendas destacan por los cerramientos de metal impuestos por la moda de la época. La mayoría de edificios poseen una orientación norte, contrastando con los pocos adosados (“chalets” para los vecinos”) construidos en sentido este-oeste.

DSC_5118A los problemas de las viviendas se suma la nula accesibilidad del barrio: al estar construido sobre un terreno abrupto, se encuentra todo escalonado y hay muchas zonas que no cuentan con rampas para personas con movilidad reducida, y si cuentan con ellas, no están adaptadas a la normativa vigente.

El principal problema del barrio para los vecinos es la falta de comercios. El barrio cuenta con tres antiguos mercados, al aire libre y en los cuales hoy solo se conservan tres locales, una bodega en el tercer mercado, y una tienda de alimentación y una peluquería en el primero. El progresivo envejecimiento de la población propició la jubilación de los dueños, que fueron propiciando el cierre de los distintos negocios. “Antes teníamos una pescadería, papelería, ferretería, panaderías… ahora no queda nada. En el bar del segundo mercado nos juntábamos los chavales del barrio y pasábamos la tarde. Ahora, para cualquier cosa tenemos que ir hasta Santa Ana”

DSC_5134La solución para reactivar el comercio pasa por negociar entre los propietarios de los mercados y el Ayuntamiento convenios que faciliten la creación de establecimientos comerciales, y derogando las normas que un día permitieron que los locales fueran utilizados para otros servicios terciarios más allá del comercio, como pasa con un local arrendado para los ensayos de un grupo de música. La dejadez de los propietarios ha supuesto la aparición de suciedad y pintadas en los tres mercados. Una posible solución pasaría por la restauración estética y de la distribución de los mismos.

De camino a visitar el segundo mercado nos encontramos con Juanma, el pescadero. Nada más oir su nombre sale a ver quienes somos. Ahora tiene allí montado su pequeño taller, donde hace sus manualidades. “Hay unas cuantas personas que quieren cambiar el barrio. Van a repartir panfletos“, nos cuenta. Nosotros ya les conocemos. Se hacen llamar los “Pobladores“, y entre ellos hay gente de la Asociación Vecinal Ur.

DSC_5126Rebeca Asensio es una de las fundadoras de este proyecto de remodelación: para realizar su proyecto de Fin de Grado se ha fijado en el Poblado, y ha diseñado un “Mapa de recuerdos” en colaboración con muchos de los vecinos, en el que ha plasmado antiguos negocios, recuerdos de las personas que viven o vivían allí y sobre todo, una pequeña idea para intentar volver a atraer a los comercios al barrio. Pero eso mejor lo seguís leyendo en el grupo de Facebook, nosotros seguimos con nuestro paseo.

“Otro de los problemas del barrio son los espacios interbloques. El Ayuntamiento asegura que pertenecen a las comunidades de vecinos, pero éstas afirman que no aparecen estos terrenos en los estatutos”, nos asegura Ángel. El nulo acuerdo entre las comunidades y el consistorio ha provocado situaciones inverosímiles: el Ayuntamiento ha instalado parques infantiles o bancos en algunas de estas zonas, pese a afirmar que no son de su competencia, mientras que en otros habilitaron zonas de aparcamiento.

DSC_5109De nuestro periplo también destacamos la dejadez en limpieza o mantenimiento del mobiliario urbano. Durante el camino nos encontramos con vallas en lamentable estado de oxidación, bancos putrefactos, aceras y calzadas en mal estado, zonas verdes en estado de abandono, falta de limpieza en torno a los contenedores de basura y matorrales creciendo sin control.

Lo poco que “da vida” al barrio es el colegio público República de Paraguay. La inversión de la Junta Municipal del distrito ha permitido que el colegio esté en las mejores condiciones posibles, y los alumnos -en su mayoría de integración social- tengan las últimas tecnologías a su disposición para aprender: todas las aulas cuentan con pizarras digitales. Los 15 profesores se dejan la piel para intentar sacar adelante a los 163 niños del colegio, para lo cual cuentan con clases de compensatoria, pedagogía terapéutica y orientación educativa.

DSC_5128Si de algo están orgullosos los vecinos del barrio es de la masa arbórea que les rodea. “Es un barrio verde“, cuentan algunos de sus vecinos. La gran cantidad de árboles plantados da un paisaje pintoresco a un barrio que no parece que sea parte de Madrid. Desgraciadamente, la tala de determinados árboles sin que estén siendo sustituidos en muchos puntos del barrio está poniendo en riesgo esta cualidad verdosa del Poblado.

Con el fondo velazqueño de la Sierra de Guadarrama nevada, los más de 3500 vecinos del Poblado esperan y demandan las mejoras para volver a situar el barrio como el lugar idóneo para vivir que en su día fue, recordando con admiración tiempos pasados de aquel ‘oasis’ en medio de la gran urbe que es Madrid.

 

4 COMENTARIOS

  1. Un buen recorrido por mi poblado durante 50 años .Ahora viven aqui mis nietos y espero que recobre algo de la vida que tuvo

  2. Yo recuerdo que mi abuelo ayudaba a todos sus vecinos incondicionalmente: decía (si quieres un trabajo bien hecho hazlo tú) todos tenían una actitud activa, ninguno reaccionaba quedándose de brazos cruzados, sabían que el barrio era suyo por que nadie les hacía caso.
    Habían convertido un problema en un aliado
    El tema del aparcamiento C/ Aránzazu hay plazas de garaje que no se por qué, no se pueden usar´, y en la calle Villacastin también hay muchas plazas de garaje del IVIMA que llevan años sin usarse creo que el IVIMA tiene unas 300 plazas de garaje sin utilizar en total, iría siendo hora de que se las alquilase a alguien, puesto que el IVIMA está endeudado, me he movido y no es que los funcionarios no sepan nada, sino que además ¡¡se la pela!, quizá no me he movido en el lugar adecuado, FUE HACE BASTANTE TIEMPO TODO HAY QUE DECIRLO, la idea sería quitar 300 vehículos de nuestras calles, es una idea atractiva, además soluciona un poquito el tema del aparcamiento que comentabais antes.

    En mi opinión el barrio está lleno de oportunidades si tienes niños pequeños, el mero hecho que los vehículos no puedan acceder potencia su valor, “quizá meter un camión de bomberos o ambulancias en ciertas zonas sea imposible y habría que mirar eso” ¿qué me dices del ruido? Gracias a esto es un barrio tranquilo, que los pisos no tengan ascensor, es maravilloso para la gente joven puesto que el valor de la vivienda cae y el pago de la comunidad no es tan elevado, todo son ventajas,- quizá queréis hacerme entender que no es barrio para mayores, pues que sepáis que la inactividad mata o acorta la vida.

    Si los locales estuviesen activos, no haría falta irse a la vaguada, pero a resultado final de estudio de mercado, pongas el negocio que pongas, es imposible competir con los precios que se ofrecen en la vaguada cuando te venden un local de 50m2 por 40.000€, sin accesos, sin contar con tasas permisos e impuestos y la reforma. La zona tiene gran potencial, porque mires donde mires faltan cosas por hacer, y eso es maravilloso, a mi me encantaría encontrar gente que tuviese el deseo profundo de llevar sus ideas acabo. Muchas gracias por vuestro tiempo.

  3. Vivo en el hace 15 años y desde que estoy en el no he visto ni un solo cambio ni un solo arreglo ni una sola preocupación por parte de nuestros queridos políticos que solo nos recuerdan cuando se acercan las elecciones.
    Un barrio de los años 60 olvidado sin ascensores sin remodelacion alguna donde nuestros mayores y las personas incapacitadas hace años que no pueden bajar a darse un paseo por las calles ni tomar el sol y para bajarlos al medico o al hospital o quizás en su ultimo momento al tanatorio debido a sus estrechas escaleras y a no tener ascensor tienen que ser bajados a lomos de algún caritativo vecino.
    Donde nadie se acuerda de el solo para que les voten y quizá en algún momento para especular sobre sus terrenos, donde no hay comercios, donde sus tejados son de uralita (cancerígenos) y donde están levantadas sus aceras y nadie se preocupa de las personas que en el viven donde les quitaron el ambulatorio de especialidades y sus mayores tienen que cogerse un taxi para poder desplazarse a otro mas lejos.
    Un barrio que en sus tiempos acogió a inmigrantes y tuvo premios por su arquitectura y donde hoy nadie se acuerda de que después de tantos años ningún político les recuerda sin ascensores, con barreras para las personas con discapacidad y así seguiremos pues nadie recuerda que los habitantes de este barrio tienen iguales derechos que los de su vecino barrio rico de mirasierra pero estos tienen mas dinero y no unas pensiones cortas que nos les llega ni para poder poner un ascensor para que sus queridos abuelos que un dia contribuyeron a que Madrid creciera y trabajaron por el puedan tan siquiera bajar a la puerta de sus casas.
    Llegaron otros políticos y señores míos esta vez se acordaran ustedes del barrio del poblado dirigido de fuencarral también existe ojala sea así y no nos engañen como otras veces y solo nos recuerden en el momento de pedir nuestros votos.
    Me gusta · Comentar · Hace 30 minutos · 1 coment

Comments are closed.