La última promoción del Pérez Galdós

Ayer tuvo lugar la graduación de la que será la última promoción de alumnos del instituto Pérez Galdós de Madrid. Cuarenta jóvenes que celebraron el fin de sus estudios de bachillerato y el comienzo de una nueva vida, más autónoma y adulta, menos guiada y juvenil.

Cuarenta jóvenes que, durante los últimos cuatro meses, han tenido un añadido extra al sufrimiento y estrés habitual del que probablemente sea el curso más intenso de sus vidas. Cuarenta jóvenes que, junto a sus otros doscientos compañeros de centro, han tenido que convivir con una decisión arbitraria, irresponsable e injusta, cocinada directamente desde el despacho del político de turno que ha acabado provocando muchos más nervios, tensiones y dolores de los lógicos al añadir unos cuantos condicionales a su indeciso futuro.

Los culpables de situación, cuyos nombres son de sobra conocidos, han impuesto el fin de un instituto llegando incluso a saltarse la legalidad que tanto dicen defender. No hubiera sido posible sin el apoyo de sus ayudantes con máscaras, socios de gobierno y cooperadores necesarios que olvidan que las máscaras no borran los rostros y los votantes tienen memoria.

La promoción 2016-2017 no ha podido disfrutar del tradicional piscolabis posterior a su graduación, motivado por la negativa de la directora del centro a celebrarlo y que tampoco asistió a la despedida de sus alumnos. Ellos, sin embargo, han cantado, tocado, bailado, recitado y puesto la máxima ilusión y el máximo interés en tener una graduación a la altura del sobresfuerzo que llevan realizando todo este curso.

En el día de ayer se celebró la última graduación de un instituto que no va a poder celebrar su treinta aniversario. De un instituto que dejará de sentir las miradas inocentes, las preguntas inoportunas, los partidos de fútbol y baloncesto, el olor a bocadillo y café a las once, las clases insufribles a última hora, los fantasmas por sus lúgubres pasillos, las sonrisas, los besos a destrangis, el bullicio en cada recreo, la diversidad y convivencia, y sobre todo, la ilusión de crecer y llegar a ser alguien.

La nostalgia fue el sentimiento predominante para aquellos que siempre serán parte del centro. El treinta de junio, las chirriantes puertas de entrada al instituto dirán adiós a las treinta generaciones de personas que han crecido entre sus muros. El treinta de junio, este barrio dirá, en silencio, adiós a una pequeña parte de su identidad.

2 COMENTARIOS

  1. Espero q se haga justicia para toda esa gente q sé quedan fuera de las necesidades educativas q tiene este centro junto a el mejor de los mejores profesores y programas edicativos para alumnos con necesidades , en fin una autentica injusticia nos han vendido la moto una vez mas espero q podamos parar a esta gentuza q poco a poco nos va quitando nuestros derechos a una educación digna

  2. La decisión de cerrar el IES Pérez Galdós es una nueva cacicada del PP, a la que a buen seguro le seguirán otras en los próximos años en nuestro distrito, porque el objetivo final que se persigue es garantizar una cuota de mercado al lobby de la concertada, para seguir con su negocio subvencionado por los contribuyentes. Este año trece niños y niñas de 3 años se han quedado sin plaza en el CEIP Rabindranath Tagore que sus padres habían solicitado como primera opción, porque tarde o temprano se dejan sentir los efectos perversos del cierre del CEIP Enrique Granados y del deterioro premeditado de los colegios de Fuencarral.
    La única manera de combatir la progresiva privatización de la educación en nuestro distrito tiene que venir de la mano de los partidos de la oposición en la Comunidad de Madrid, que se comprometan a reabrir los centros públicos cerrados por la DAT de Madrid Capital, para enviar un mensaje a la ciudadanía de que los recortes se pueden revertir, y además se pueden recuperar espacios públicos abandonados a su suerte para escolarizar a la población de los nuevos barrios como el PAU de Arroyofresno o la futura ampliación de la Castellana, reabriendo los colegios públicos cerrados para beneficiar al lobby de la concertada.

Comments are closed.