Presentado ‘Madrid Nuevo Norte’, el proyecto de consenso para la Operación Chamartín

El acuerdo entre Fomento, Ayuntamiento y DCN acaba con un plan para edificar 2,6 millones de m2, construir 11.000 viviendas y ubicar el centro de negocios junto a la estación de Chamartín. 

El Ayuntamiento de Madrid, el Ministerio de Fomento, ADIF y la empresa Distrito Castellana Norte (DCN) han confirmado esta mañana las bases para la ordenación urbanística del espacio rebautizado como ‘Madrid Nuevo Norte’, cuyo objetivo es impulsar el desarrollo de la zona norte de la capital, paralizado durante 25 años.

Las bases para la ordenación urbanística del desarrollo norte de Madrid se sustentan en los principios de la propuesta municipal presentada en mayo de 2016 que recogía una intervención viable, sostenible y adaptada a las necesidades de la ciudadanía. La edificabilidad total será, excluyendo el ámbito de la estación, de 2.680.000 m2 frente a los 3.370.000 del anterior plan, lo que supone una reducción de 690.000 m2, un 20,5 % menos.

El proyecto distingue cinco ámbitos de actuación: Estación de Chamartín; Centro de Negocios; el polígono de Malmea, el entorno de Fuencarral y Tres Olivos y el entorno de Las Tablas. Los usos genéricos situados al norte de la M-30 serán residenciales (800.000 m2), con presencia de actividad económica mixta. Por el contrario, al sur el uso mayoritario será el terciario de oficinas, muy vinculado a la propia estación de Chamartín, manteniendo un 20% de residencial que resolverá la transición con los barrios del entorno próximo.

Las cargas de urbanización serán independientes en cada ámbito, asignándose las correspondientes a las conexiones trasversales este-oeste y norte-sur de manera proporcional a los aprovechamientos urbanísticos de los ámbitos afectados. La propietaria privada de los terrenos, DCN (formada por BBVA y la constructora San José) asumirá las cargas urbanísticas correspondientes a dichos aprovechamientos y, en concreto, la parte proporcional que le corresponda sufragar del importe del cubrimiento de las vías. Para este coste se redactará un nuevo proyecto que tenga en cuenta las condiciones que resulten de la nueva ordenación.

En función de estos criterios se definirán las ordenaciones urbanísticas correspondientes con una visión integral y atendiendo a las características específicas de cada uno de los ámbitos de la actuación. Estos trabajos se llevarán a cabo a lo largo del último cuatrimestre de este año.

11.000 viviendas, 2200 de ellas públicas

Uno de los principales objetivos de la operación es el control y regulación de la edificabilidad que será cedida por los promotores al Ayuntamiento de Madrid. El anterior plan preveía la construcción de 19.000 viviendas frente a las 11.000 que contempla la nueva propuesta, un 42,1% menos; y a las 4200 que proponía Madrid Puerta Norte, el proyecto del Ayuntamiento. Del total de 11.000, un 20% serán protegidas (2200 aproximadamente). En total, el 37 % de las viviendas serán de uso público.

Además, el acuerdo establece que las cesiones obligatorias al Ayuntamiento se realicen en suelo residencial, de manera que a las 2200 viviendas protegidas se le añadirán otras 1900 calificadas como libres. Esto se traduce en que el municipio dispondrá de unas 4100 viviendas para desarrollar políticas públicas de vivienda. La edificabilidad residencial total en el conjunto de los ámbitos asciende a 1.100.000 m2.

Las zonas verdes y los espacios libres se organizarán en torno a un eje continuo que estructurará la ordenación y conectará con otras grandes zonas verdes de la ciudad. Asimismo, se articularán los sistemas de transporte adecuados para garantizar una movilidad sostenible en relación a los usos y edificabilidades previstos.

El entorno de Chamartín acogerá el Centro de Negocios

La propuesta del ayuntamiento ubicaba el Centro de Negocios en el entorno de Chamartín, y así será finalmente, en la zona sur de la M30 y junto a la estación. Esta ubicación facilitará que se pueda garantizar la movilidad sostenible de las personas al quedar cerca de diferentes estaciones y paradas de transporte público.

Además, la reforma y modernización de la estación de Chamartín será una de las claves del nuevo plan. “Madrid necesita una nueva estación ferroviaria, moderna y referencia europea”, asegura el Ayuntamiento.

La mayor parte del espacio de esta zona será para la ubicación de ese gran Centro de Negocios (1.200.000 m2), aunque también habrá parcelas destinadas a viviendas residenciales (300.000 m2), de las que un 20 % serán protegidas. La edificabilidad lucrativa total al sur de la M30 será de 1.500.000 m2. Por las características de este ámbito se conformará un espacio con tipologías edificatorias singulares en altura y se elaborará una normativa urbanística específica.

Se remodelará el nudo norte y adiós a las cocheras de la EMT

El actual depósito de autobuses de Fuencarral se trasladará a otro espacio en el que se pondrá en marcha un centro operativo totalmente adaptado a las necesidades actuales de la Empresa Municipal de Transportes (EMT). Se habilitará una parcela calificada como “sistema general al servicio del transporte” al norte de la M-30, con preferencia en los ámbitos de Tres Olivos o de Las Tablas, con una superficie aproximada de 50.000 m2.

El Ayuntamiento de Madrid mantiene su compromiso de asumir la remodelación de los nudos norte de la M-30 (cuyo proyecto ya se está redactando) y Fuencarral, que se integrarán y compatibilizarán con la ordenación general del área. Los sistemas y modelos de transporte se adaptarán para garantizar una movilidad sostenible en relación a los usos y edificabilidades previstos.

Se suspenden los recursos contencioso-administrativos

El Ministerio de Fomento, ADIF y RENFE ya han solicitado la suspensión de los recursos contencioso-administrativos interpuestos contra el acuerdo del Pleno del Ayuntamiento de Madrid de 25 de mayo de 2016. Por su parte, DCN S.A. también solicitará la suspensión del recurso contencioso-administrativo interpuesto, por cuanto las soluciones que en estas bases se plantean podrían poner fin a la controversia suscitada en el mismo.

En el momento en que se apruebe definitivamente la modificación del Plan General de Ordenación Urbana que incluya los términos previstos en este documento, todas las partes desistirán de los procedimientos judiciales en curso contra el citado acuerdo plenario.

Está previsto iniciar la tramitación administrativa del plan a principios del último trimestre del presente año, con la aprobación inicial en enero de 2018 y la aprobación definitiva en el último trimestre de 2018. Previamente a la aprobación inicial y simultáneamente a la concreción de la misma se desarrollará un proceso específico de participación con las asociaciones ciudadanas articulado por el Ayuntamiento de Madrid.

Comentarios