Ruedo XVI

Ya está aquí una nueva edición del Ruedo. La actualidad de la semana en cinco flashes. Sobre Puigdemont, el Madrid, la Casa Real, balonmano y Eurovisión

El fugitivo: En mitad de una comida familiar y en mitad de un Valencia-Madrid, el jefe de la mesa levantó la voz para decir: “le van a investir, esto es un circo, van a investir a Puigdemont”. El revuelo llegó a mis familiares y todos murmuraron lo mismo. Qué vergüenza, cómo siguen queriendo a este señor de melena, le tienen que meter en la cárcel. Días después de la comida familiar, Puigdemont no ha sido investido y tampoco ha sido encontrado en Barcelona, aunque algunos, los otros, dicen que está. El procés ya es una película y muchos llevaban razón: el cine refleja la sociedad del momento, y tanto la gran pantalla como la realidad, cada vez se parecen más a una obra de teatro.

El triunfo: Siempre que salta la noticia de una hazaña española en un deporte minoritario me viene a la cabeza la misma pregunta: ¿por qué no triunfa? Además el balonmano, que junta lo más guapo del fútbol, la portería; y lo más guapo del baloncesto, las manos. Además el balonmano, de la España de los hombres fornidos y no de los locos bajitos.

Reales: Los reyes ya no son lo que eran. Esta pasada semana publicaron unos vídeos en los que salían haciendo cosas normales: conduciendo, comiendo sopa de sus propias cucharas y hablando de deberes. Eso sí, parecían más preocupados por la educación de sus niñas que Carlos I. Ante tantos excesos de normalidad, qué necesidad hay de ser reyes y no una persona más. La familia real ya ha dado el paso, ahora solo falta que lo dé la sociedad.

Tu canción: Así será lo que llevaremos este año a Eurovisión, en las voces de Alfred y Amaia, la pareja del momento. La canción votada por el público, hemos de decir, es un pastel. Así que esperemos que ese día nuestros compis europeos tengan un día goloso e idolatren tanto a los triunfitos como lo hace Cavani. Aunque si lo siguiesen, a lo mejor se enfadarían, porque no verán a las despampanantes Aitana y Ana War con “Lo malo”, el temazo de esta edición. Que también he de decirlo, una gran canción interpretada por gente guapa, queda mejor. Porque la belleza es necesaria.

A posta: Tras varios meses de críticas, menosprecios y lamentos de la afición merengue, Zidane y los suyos decidieron vengarse. Lo hicieron justo esta semana. Caer eliminados contra el Leganés y machacar al Valencia en Mestalla. Este fue su plan, uno más para un equipo sin límites, inigualable. Ya sabemos a lo que juega el Madrid: a jugar con nuestros sentimientos.

 

Fuente Imagen: La Vanguardia

Comentarios