Ruedo XVII

Ya está aquí una nueva edición del Ruedo. La actualidad de la semana en cinco flashes. Sobre la nieve, Piqué, los Goya, OT y el Adarve

Esperanza: La nieve ha inundado Madrid de forma gloriosa pero no inesperada, porque hace un frío que te mueres. Y ha servido para que veamos algo blanco y bonito en la capital esta temporada. Además de recordarnos el juego más divertido del mundo, la guerra de bolas de nieve, y demostrar que los haters no tienen límites. Como diría Rajoy, mientras haya nieve habrá esperanza.

Equipo: El Adarve, esta vez cubierto de nieve, volvió a demostrar el pasado domingo que se adapta a todo para ganar. Lo hicieron con el cambio al Del Bosque en su año de ascenso y continúan esta temporada en la jurásica Segunda B, de equipos tocones, ásperos o vibrantes. Además, cubiertos de nieve, los aficionados del Pilar demostraron también que el Adarve es el equipo del barrio, desafiando cualquier circunstancia para no perderse a los chicos de Cea en acción. En la adaptación está el equipo.

Triunfo: Para el alivio de unos y las tristeza de otros, OT acabó el pasado lunes. Y fue un éxito incontestable. La evidencia está en que salió tan bien que terminó en pareja, con Alfred y Amaia. Además innovó, ha sido el primer reality en revolucionar a las masas sin la necesidad de crear conflicto, solo por el carisma de sus personajes. El concurso, no apto para quienes no toman postre, tuvo la guinda en su desenlace, porque ganó el mejor: Amaia. Votada mayoritariamente por un público que no sufrió los tentáculos de Forocoches y se rindió a una chica tan despistada y talentosa que solo aparenta concentración cantando, con un poder embriagador.

Piques: El domingo presenciamos un episodio más de la historia de un llorica. Piqué, al que le mola picar a las masas y expresar siempre lo que se le pasa por la cabeza (divertido), recibió insultos y ofensas desde la masa perica, picada. Y el central del Barça respondió, también picado, mandándoles callar. Además se exculpó en la zona mixta diciendo que si se meten contigo y tu familia reaccionamos como las personas que somos. Un vacilón que no sabe encajar lo que siembra no es un vacilón, es un llorica.

-Absurdo: La gala de los Goya, hasta que no deje de ser un evento de entrega de premios, seguirá siendo un evento aburrido, pero esta vez también fue absurdo. Primero por defender el humor de moda, con Joaquín Reyes y Ernesto Sevilla, para luego marginar de los premios a la mejor obra de humor del año: Perfectos Desconocidos. Y después por nombrarse feminista, cuando los propios comediantes de lo absurdo acertaron con su broma: “esta gala es tan feminista que por eso la presentamos nosotros”.

 

Fuente Imagen: Eltiempo.es

 

Comentarios