Veranos de la Villa vuelve al barrio del Pilar con música electrónica y karaoke

El polideportivo Barrio del Pilar acogerá 13 horas seguidas de música electrónica y el anfiteatro Marta Rodríguez Tarduchy una performance musical a través de los Veranos de la Villa, a lo que se suman sesiones de circo o espectáculos efímeros en los distritos limítrofes. 

Veranos de la villa es el festival veraniego por excelencia de la capital, que un año más vuelve a expandirse por toda la ciudad. Con el objetivo de que la cultura llegue a todos los
rincones de la ciudad y lo haga con propuestas que inviten a toda la ciudadanía a
disfrutar del verano, la nueva edición de Veranos de la Villa aterriza con 75 citas y 44
días de festival repartidos en más de 36 escenarios en todos los distritos madrileños.

La primera cita en el distrito tendrá lugar el 4 de agosto, con la macrosesión “Madrid Suena” de música electrónica en la piscina del polideportivo Vicente del Bosque y el Parque Norte que se alargará durante 13 horas y repetirá por segundo año consecutivo. Para este proyecto ha sido invitado un grupo de DJ’s muy representativo de la vitalidad y diversidad de la música underground de la ciudad, donde se alternan jóvenes propuestas de mucha calidad con otras ya muy consolidadas.

Desde por la mañana y hasta las 20:30 horas tendrán lugar las actuaciones de DJ Feet y WSB, presentando “Dos Doggos”, Gela & Madame Excuse con “Iguana” y Helios Amor, Dj Enrique y David Moreira. En sus sesiones se podrán degustar los mejores temas de música disco, funk, soul, jazz o dub, entre otros estilos. La sesión de tarde comenzará a partir de las 18 horas en el parque Norte, donde sonarán música electrónica y deep house con Finders Keepers, Al Blayney y Laura BCR. 

El 16 de agosto será el turno de la sesión musical y performance “Vivir en videoclip. Tú, yo, nosotris y un karaoke“, por Anto Rodríguez. Se cataloga como un concierto atípico que acaba en karaoke donde el público se hace dueño de las letras. Este proyecto una invitación a cantar y bailar, o a mirar y escuchar: un concierto casero que se desborda y acaba en manos de los invitados y el público, proponiendo esa típica situación del karaoke en que uno se debate entre cantar o escuchar, ser visto o desaparecer, o hacerlo todo a la vez. Tendrá lugar en el anfiteatro Marta Rodríguez Tarduchy a partir de las 21 horas.

Fuera de los límites del distrito, el parque Rodriguez Sahagún (Tetuán) acoge el 22 de julio una velada de circo con dos actuaciones que aluden poéticamente al mundo rural. La compañía catalana Amer i Àfrica (Amer Kabbani y Àfrica Llorens) ofrecerá la obra Envà, término que en catalán quiere decir ‘tabique’. Ellos dos, maestros de la técnica de la acrobacia mano a mano, se mueven entre 250 kilos de pacas de paja, construyendo y deconstruyendo, con humor e ironía, y cierta alusión de fondo a los ‘tabiques’ mentales que interponemos a veces entre unos y otros.

A continuación, la compañía de Oporto Erva Daninha presenta E-nxada, (‘enxada’, en portugués, significa azada), una obra en la que, con esta herramienta ancestral que relaciona al hombre con el paisaje y con el trabajo agrícola, crean un poético juego de malabares horizontales, preguntándonos con sutileza al oído lo lejos o cerca que podemos estar de la naturaleza en los contextos urbanos.

El 28 de julio tendrá lugar la performance “El Cerro de los locos, situada en el punto homónimo de la Dehesa de la Villa y calificada como una creación especialmente pensada para dicho entorno que contará con teatro, cine o música. Esta intervención ha sido diseñada por el colectivo experimental Orquestina de pigmeos, fundado por el músico Nilo Gallego y el creador audiovisual Chus Domínguez.

Promueven acciones efímeras, vinculadas al momento y entorno en el que se desarrollan e implicando a la población local. Han sido invitados por numerosos festivales en España y Europa para convertir situaciones cotidianas en vivencias artísticas: el fluir de un río, el paseo de un pastor con su rebaño, la salida del sol vista desde un volcán o la subida de la marea en un embarcadero, con intervenciones y elementos que provienen principalmente del arte sonoro y del cine, se pueden convertir en experiencias extraordinarias y poéticas. ¿Qué harán en el Cerro de los Locos? Parten de la idea de un cine de verano expandido…

 

Comentarios