Astronautas y dulzainas en El Cerro de los Locos

El público revisitó El Cerro de los Locos, el histórico espacio situado en Dehesa de la Villa, que se convirtió es un espacio de otro planeta.

Anoche el colectivo experimental Orquestina de Pigmeos presentó en El Cerro de los Locos su pieza homónima a medio camino entre  performance, el teatro, el cine y la música. Una creación site specific que ha contado con la colaboración de vecinos y vecinas del lugar y la colaboración especial de la Peña sin estatutos del Cerro de los Locos y la escritora Lola Robles.

El Cerro de los Locos, situado en la Dehesa de la Villa, fue un lugar frecuentado por culturistas, pelotaris, artistas circenses, boxeadores, etc. como lugar de entrenamiento cuando no había prácticamente gimnasios. Sus movimientos y cabriolas en calzones provocaron la denominación del lugar.

En esta creación, producida por Veranos de la Villa, la Orquestina de Pigmeos planteó una experiencia visual y sonora en que se mezclaron lo tradicional y lo contemporáneo, la historia del lugar y la ciencia ficción: reparto de limonada y sangría para todos los asistentes a modo de fiesta mayor y despegues espaciales, el sonido de las dulzainas tradicionales y la música experimental de músicos llegados del espacio, antiguas imágenes del lugar, astronautas y otras referencias al universo espacial.

Una hermosa jornada en que el público pudo revisitar El Cerro de los Locos bajo la perspectiva de este colectivo interdisciplinar que propone intervenciones efímeras, vinculadas al momento de su ejecución y al entorno en el que se desarrollan.

Comentarios