Masriver Infantil C 1-0 Colmenar Viejo

El pasado sábado día 1 de diciembre el infantil C recibía la visita del Colmenar Viejo. El equipo venía experimentando sensaciones positivas en los últimos encuentros por lo que era primordial continuar en esa línea ascendente.

Tras una semana de entrenamientos en la que se enfatizaron los conceptos de press tras pérdida y repliegue intensivo, el conjunto azzurro sabía desde el minuto 1 que tendría que hacer un despliegue físico y mental no equiparable al de otros partidos. Y no defraudaron.

Desde el pitido inicial, nuestros jugadores salieron en tromba a por los rivales, para ocupar campo contrario e intentar generar ocasiones temprano. Esto no se lo esperaban los del Colmenar y, presos de los nervios, tuvieron fallos en defensa que permitieron a los nuestros asestar un primer golpe. Un disparo lejano de David que se perdió por el palo derecho tras una recuperación de balón por presión tras pérdida.

La personalidad del conjunto azzurro empezó a hacerse más y más presente sobre el terreno de juego, ahogando la salida de balón de los rivales y proponiendo juego en su campo. Así, llegaron varios saques de esquina donde no acertamos a rematar en condiciones. Dani recibió un balón en el segundo palo tras un centro maravilloso de Paco pero, al quererlo controlar, perdió sus segundos de ventaja y un defensor consiguió despejar.

La siguiente ocasión vendría de los pies de David – un puñal a lo largo y ancho del encuentro -, que recuperó un balón en la frontal tras un mal rechace de los rivales, caracoleó hasta apurar línea de fondo e intentó superar la salida del portero con una vaselina pero no lo consiguió.

Se respiraba en el ambiente el gol de los nuestros y los jugadores lo sabían. Por eso no desistieron en su intento de perforar la portería rival. Esto propició que se generasen espacios a nuestra espalda, pero no las hicieron buenas los rivales dado el sacrificio de los defensas y los mediocentros – capitaneados por un Jaime excelso – sofocaron con éxito las acometidas rivales. En una de estas jugadas llegaría la acción del gol. Recuperamos un balón en nuestro área, filtramos el balón a David que envió el esférico a la espalda de la defensa rival que estaba ligeramente adelantada. Tapia recibió con clase el pase y, tras una conducción vertiginosa y eficaz, se plantó frente al portero y le batió por bajo con un disparo raso que entró por el palo corto. Nuestro carrilero hizo gala de sangre fría para culminar el gran momento que estaba viviendo el equipo.

El contrario intentó rehacerse, buscando continuamente la espalda de nuestra defensa que se mantuvo bien posicionada en la mayoría de ocasiones. Y cuando no lo estuvo, nuestro cancerbero Adri Álvaro estuvo atentísimo para desviar los desplazamientos en largo, manteniendo la portería a 0 hasta el final de la primera parte.

Tras el descanso, el equipo visitante salió con intención de igualar la contienda pero el conjunto masrivero se mantuvo firme sobre el terreno de juego y no le puso las cosas fáciles. En defensa, todos los jugadores presionaban con ahínco a los rivales. Además, las intervenciones de Adrián Gómez estuvieron a la altura de las circunstancias. Por ello, conseguimos mantener el resultado hasta el final. Pudimos incluso incrementar nuestra renta en un par de ocasiones aisladas; dos contraataques que llegaron a las botas de Christopher pero no se pudieron materializar.

El partido terminó, pues, con el solitario gol de Tapia. Un gol que vale 3 puntos. Los primeros puntos de un infantil que sigue trabajando y mejorando. Esperamos con ganas la próxima jornada, para continuar con esta progresión. ¡FORZA MASRIVER!

 

Autora: Desiré Mejía Naranjo

Comentarios