Adrián Viéitez: “Mi sueño es entender las cosas. Por eso veo cine”

A Adrián Viéitez (Vigo, 1994) le conocí una mañana gallega en Madrid, en la que el Adarve jugaba contra el Rápido de Bouzas, justo un día como hoy. Y le descubrí cuando me enteré de una cosa: el año pasado vio más de 300 películas. Le tenía que preguntar. 

La primera cuestión me la resolvió rápido. “¿De dónde saca el tiempo este tipo?”. Adrián intenta ver dos películas al día, porque el cine es una parte fundamental de su vida, siempre más importante que el desayuno y dudo de si también la comida. Una pasión solitaria que le ofrece otro tipo de escenas los viernes de madrugada. 

La segunda pregunta fue cotilla. Sobre la vida. Contestó con mucho tino: “Mi sueño es comprender las cosas. Por eso veo cine”. 

Admiro a Adrián Viéitez por su entusiasmo por las películas. También por eso le cité en Madame Framboise, para ver si me lo pegaba. Porque en mi vida me encantaría que me gustase disfrazarme y poder ver 300 pelis al año. Pero nunca lo haré. Soy peliculero y de otro tipo de engaños. 

Este periodista gallego vino a Madrid tras terminar su carrera, y probó suerte el verano pasado en la sección de cultura de El País, donde conoció a Boyero y siguió leyendo a Jordi Costa. Del primero dice que no hace crítica de cine, sino comentario social. Es mas, intuye que Boyero ni siente amor por el cine. Viéitez prefiere a Jordi Costa, por su mirada sin prejuicios y por su amor a las películas. 

Cita a Jonas Mekas, un director lituano recientemente fallecido, para lanzar una sentencia vital: “La crítica de cine no tiene que hablar de la película, sino predisponer al lector para ver la película”. 

Ahora colabora con Zenda Libros y lidera un proyecto digital dirigido al cine y la cultura, con el nombre de “Revista Destape”. Adrián sueña con publicar narrativa y escribir sobre cine. No cree en las pelis buenas y malas y Woody Allen es su director favorito. Un ídolo, como para algunos sería Benzema. 

No recuerda el origen de su amor por el cine, pero sí cuando empezó, a los 16 años. Y defiende una educación y un crecimiento en el que se nos ofrezcan todas las posibilidades, para después marcar nuestros gustos. “El arte nos hace abrirnos, y el cine está a nuestro lado. No es como las artes plásticas, que se han alejado de la gente”. 

Su actriz favorita es Isabelle Huppert y recomienda ver alguna película de Lars von Trier. Adrián Viéitez es de los que van al cine solos. Aunque como él dice: “ahí nunca se está solo porque estás en otros mundos”. Como cuando hoy agarre el micro de la Radio Galega para cantar los goles del Adarve contra el Rápido. Solo, entre todos, pero en otros mundos. Con el cine cerca para entender mejor las cosas. 

Comentarios