La Junta de Fuencarral logró en 2018 el mayor nivel de gasto de la legislatura

La Junta Municipal gastó, a 28 de diciembre, el 79% del presupuesto definitivo que tenía disponible, con más de 23 millones; aunque el gasto definitivo a cierre del ejercicio superará los 28 millones de euros. La ejecución de inversiones alcanzó el 87%. 

Tras un pésimo 2017, en el que la polémica entre el Ministerio de Hacienda y el Ayuntamiento de Madrid dejó el nivel de ejecución presupuestaria por debajo del 70% al tener que realizarse retenciones de créditos para cumplir con la regla de gasto, la política presupuestaria llevada a cabo por el concejal de Hacienda, Jorge García Castaño, que sustituyó al cesado Carlos Sánchez Mato -antes compañeros, ahora rivales: el primero en la lista de Más Madrid y el segundo candidato de Madrid En Pie- ha devuelto los valores de ejecución presupuestaria a los niveles esperables y habituales en el Ayuntamiento.

Para entender las variaciones en el nivel de ejecución hay que tener en cuenta el presupuesto definitivo del que disponía la Junta Municipal, que se ha ido incrementando sustancialmente a lo largo de la legislatura. En 2016 era de 20,7 millones de euros; en 2017 ascendió a 28,8 millones y en 2018 superó la barrera de los 30 millones. 

La Junta Municipal de Fuencarral-El Pardo ha conseguido, según datos a 28 de diciembre, un nivel de ejecución del 79% de las obligaciones reconocidas -inversiones pagadas y ejecutadas-, que suman 23,8 millones de euros en gastos. En 2017, este dato rozó el 70%, alcanzando los 19,8 millones de euros gastados; mientras que en 2016 fue del 83%, con 17,2 millones ejecutados.

Es común considerar a las obligaciones reconocidas como el valor adecuado para informar de ejecución presupuestaria, pero se debe olvidar el total del crédito dispuesto -contratos pendientes de adjudicación-, cuyo dato sube la ejecución hasta el 93,5%, lo que implica que se hayan generado obligaciones por 28 millones de euros, volviendo a datos de ejecución semejantes a los de 2016 (94,1%), aunque en esa ocasión el crédito dispuesto era de 20 millones de euros.

El capítulo de inversiones fue el que menor nivel de ejecución obtuvo a esa fecha, con un 43% de obligaciones reconocidas, aunque el dato final asciende la ejecución al 87%. Respecto a los programas presupuestarios dependientes de la Junta Municipal, destacó el bajo nivel de ejecución en equipamiento de zonas verdes (16%) pese a que en junio, varios parques pasaron a ser competencia del distrito. Las inversiones en instalaciones deportivas se quedaron en un 65%, pese a la necesidad de canchas y pistas deportivas reclamadas por todos los barrios; y consumo apenas superó el 3% de ejecución.

La aprobación de una serie de inversiones a realizar con el remanente de tesorería de 2017 (Inversiones Financieramente Sostenibles) en el último pleno de 2018 maquillaron los datos de ejecución: de un 47% reconocido, se pasa a un 96% de ejecución definitiva, puesto que las licitaciones salieron en diciembre y se adjudicaron en enero.

La construcción de las tres escuelas infantiles elevó al área de Economía y Hacienda al primer puesto de ejecución (96%) en el distrito frente al resto de áreas, alcanzando los 13 millones de euros invertidos en estos centros. Urbanismo, con casi 23 millones presupuestados, apenas llegó al 21% de obligaciones reconocidas. 13 propuestas de presupuestos participativos de 2016 y 2017 no serán ejecutadas antes de acabar la legislatura: serán programadas como IFS a ejecutar con el remanente de tesorería de 2018. Las bibliotecas de Las Tablas y Montecarmelo siguen sin ejecutarse, pese a su continuada inclusión en presupuestos desde 2016. 

Comentarios